Edicion: 9 de Agosto de 2015
Hoy en Tapa de Papel | Ediciones Anteriores
NOTICIAS SUPLEMENTOS SERVICIOS CONTACTO QUIENES SOMOS
Portada  »  El Diario Cultura  »  Caminos colectivos con sentidos siempre disputados
28 de Junio de 2015
Los caminos de la historia - Nota Nº 418
Caminos colectivos con sentidos siempre disputados
Compartir Compartir Imprimir
“Una palabra domina e ilumina nuestros estudios: comprender. No digamos que el buen historiador está por encima de las pasiones; cuando menos tiene ésa. 
No ocultemos que es una palabra cargada de dificultades, pero también de esperanzas. Palabra, sobre todo, llena de amistad. […] Comprender no es una actitud pasiva” Marc Bloch


Escribe Matías Gilleta (*)

El 25 de junio de 2015 se cumplen exactamente diez años desde que apareciera la primera edición del suplemento Transitando los caminos de la historia en El Diario del centro del país, evento que motiva este artículo.1 Jesús Chirino, historiador local -sus aportes en materia de historia social local le confieren precisamente ese título, más allá de sus títulos universitarios y de sus ocupaciones cotidianas- es el responsable de este suplemento desde sus inicios. Recurriendo preferentemente a documentos del Archivo Histórico Municipal, su lugar de trabajo, y al legado de otros estudiosos y estudiosas de la historia local y regional, Jesús ha sostenido este suplemento durante diez años, contribuyendo con este aporte a enriquecer el acervo de conocimientos históricos disponibles sobre Villa María y su región.
 Los títulos de las notas publicadas en el suplemento -desde la primera nota dedicada a las repercusiones en nuestra ciudad del fallecimiento de Carlos Gardel en 1933- indican la amplísima variedad de temas y procesos históricos evocados e interpretados por el suplemento. Esto, a su vez, expresa una característica de la mirada que lo nutre: es una mirada integral de los procesos históricos y de la vida social que los considera como un conjunto, un todo, en cuyo interior adquieren sentido los acontecimientos singulares. 
En esta mirada integral, la evocación de hechos y procesos puntuales -como las huelgas estudiantiles en el Instituto Bernardino Rivadavia como respuesta a su intervención por el gobierno cordobés en 1952, los avatares de la construcción del Anfiteatro Municipal y de la creación del Festival de Peñas en los años 1960, o la construcción del monumento Reloj del sol en 1993 recordando a los desaparecidos y desaparecidas de la ciudad- coexiste con notas abocadas al estudio de épocas históricas: en este punto, ocupa un lugar central, como objeto de reflexión y de ejercicio de la memoria, el análisis de las consecuencias y la denuncia de las complicidades en el plano local de la última dictadura cívico-militar.
Muchas notas están dedicadas a esa tarea, y eso habla muy bien del suplemento. 
A esos núcleos temáticos, debe agregarse la rememoración histórica de las condiciones de vida de sectores marginados y subyugados de la sociedad local: clases populares, movimiento obrero, trabajadoras sexuales, descendientes de esclavos y esclavas procedentes de Africa, entre otros. En relación con esto último, el suplemento demuestra de modo inequívoco que nuestra ciudad, como la sociedad argentina entera, ha sido y es escenario de desigualdades sociales; demuestra que en su estructura han existido y existen sectores sociales con situaciones de vida muy desiguales, cuya existencia es desigualmente visible y cuya opinión tiene desigual capacidad para influir en quienes toman las decisiones más importantes.
En última instancia, aquello que da coherencia y relaciona los distintos hechos y procesos recuperados por el suplemento es una misma historia local y regional, la historia social -en el sentido más abarcativo de la palabra: historia de la política, de la economía, de la educación, del arte y la cultura, del trabajo y los sindicatos, de las luchas y resistencias colectivas, del poder y de la dominación, de las desigualdades sociales- de Villa María y de su región circundante, dentro del contexto de la provincia, del país y del orden internacional. Por eso la mirada histórica de este suplemento es integral, es holística: supone los hechos y procesos históricos de las distintas aristas de la sociedad local como interdependientes. En esta imaginación histórica, la historia es producto de acciones individuales y de proyectos colectivos, de protagonistas notorios -evocados oportunamente por el suplemento, como Tito Suárez y Salomón Deiver entre muchos otros- y de hacedores y hacedoras anónimos de la realidad local.
Otro rasgo valioso del enfoque histórico del suplemento -es decir, de su manera de interpretar los hechos y procesos históricos que interpreta- reside en lo siguiente: articula la prudencia del investigador, que sólo afirma algo una vez que ha encontrado el documento probatorio o que ha observado algo que le permite hacerlo -es decir, una vez que dispone de la “evidencia empírica” de sus afirmaciones-, con la difusión de valores morales e ideológicos en los que el responsable del suplemento, como toda persona y como todo ciudadano, cree. En este sentido, como suele decirse, este suplemento es comprometido: su mirada, sus definiciones de las cosas, los temas que prioriza y las conclusiones a las que llega en cada nota expresan una postura ideológica y moral, una toma de posición de cara a los hechos y procesos interpretados, sin que esto menoscabe el rigor del trabajo de investigación ni que conduzca a una manipulación consciente de la información histórica. 
La historia es una construcción social, no sólo porque la hacen las personas relacionadas, sino porque el conocimiento histórico es una construcción hecha desde la sociedad del presente, desde los valores e ideologías del presente y desde las luchas sociales y políticas del presente. El significado de los procesos históricos (incluso, la elección de los procesos a estudiar) se define y se dirime en la realidad social presente: esta tarea es, en buena medida, política, como lo es en general toda lucha por lograr el predominio de determinadas representaciones de la realidad sobre otras. La historia, desde el presente, la escriben unos con otros y unos contra otros. La mirada histórica es precisamente eso: una mirada, una manera de definir, de interpretar y de juzgar los hechos y procesos pasados, desde posiciones, criterios y perspectivas asumidos en el presente por quien mira y piensa la historia. 
En mi criterio, el trabajo historiográfico -el trabajo de quien investiga la historia, la enseña o la difunde-, como la tarea de todo trabajador y trabajadora de la investigación social, es un trabajo sustentado en valores morales e ideológicos, lo sepa o lo quiera o no quien lo realiza. Lo importante, lo fundamental -y creo que este suplemento suscribe este criterio- es que quien investiga la historia y la sociedad exponga honestamente los valores a los que adhiere, es decir, que sea honesto en ese sentido. Este suplemento, en este aspecto, es honesto: no recubre sus juicios y conclusiones debajo de una máscara de neutralidad científica, de “objetividad” incontaminada o de asepsia valorativa. La igualdad social y la democracia son dos valores que visiblemente sustentan el trabajo historiográfico del suplemento.
Por último, hay un rasgo del suplemento que no quisiera dejar de destacar: formando parte de El Diario del centro del país, su circulación es masiva, y su público no es el público académico al que suelen dirigirse las producciones de los historiadores e historiadoras profesionales. El destinatario de este suplemento son las personas en general, cuya heterogeneidad no menoscaba un aspecto en común: son personas -o muchas de ellas, al menos- interesadas en comprender una parte de lo que les sucede en el presente mediante la comprensión de lo que sucedió en el pasado. La inclusión de este suplemento en un medio de prensa masivo expresa una definición respecto del oficio del historiador y del papel social de la historiografía: indica una manera de entender ese oficio y ese papel social con un sentido pedagógico y transformador. 
En esta concepción, el trabajo histórico es: a) un recurso cultural, para que las personas puedan dar sentido a una buena parte de lo que les ocurre en el presente, y b) un recurso de crítica social, para que las personas puedan problematizar lo que sucede en el presente -en lugar de naturalizarlo, cosa tan contraria al pensamiento crítico-, pensando en el presente como algo que puede ser modificado y mejorado. 
Por todo lo anterior, el trabajo histórico expresado por el suplemento “Transitando los caminos de la historia” en su década de vida no es únicamente una herramienta para comprender el pasado: también lo es para comprender y ayudar a cambiar el presente -ubicándonos con mayor claridad y más reflexivamente en él- y para aportar a la construcción de un futuro mejor, más democrático y más igualitario.
...
 
 
(*) Agradezco sinceramente a Jesús Chirino el haberme invitado a escribir estas líneas


 

Otras notas de la seccion El Diario Cultura
  • La literatura cordobesa está de luto
  • Viaje al país de la percepción
  • Casa de tolerancia, "pupilas" y etiquetamiento
  • Un siglo de cultura en la misma esquina
  • Surgimiento del municipio local


  • Humor
    Noticias » Locales » Regionales » Policiales y Judiciales » Deportes » Culturales » Especiales » Opiniones
    Suplementos » Tiempo de Salud » Arquitectura » Horas Libres » Rural » Cultura » Viajes »
    Archivo formato anterior » 2001 » 2002 » 2003 » 2004 » 2005 » 2006 » 2007 » 2008
    Servicios » Fúnebres » Clima »
    REPORTÁ UNA NOTICIA

    Si tenés una noticia comunicate
    E-mail: lector.escribe@eldiariocba.com.ar
    Teléfono: 0353-4523976 (Redacción)
    PUBLICIDAD

    E-mail: publicidad@eldiariocba.com.ar
    Teléfono: 0353-4523976 (Publicidad)
    Celular: 0353-154199702
    NUESTROS DATOS

    El Diario del Centro del País es editado por la Cooperativa Comunicar en Periodistas Argentinos 466/474, ciudad de Villa María, República Argentina
    Teléfonos: 0353-4523976 y 0353-4613126
    E-mail: eldiario@eldiariocba.com.ar

    Copyright 2008-2022 Cooperativa Comunicar.   WfxGroup - Administracion de publicidad para sitios de alto trafico - Villa Maria - Cordoba WfxGroup - Diseño y programacion Web - Villa Maria - Cordoba