Edicion: 9 de Agosto de 2015
Hoy en Tapa de Papel | Ediciones Anteriores
NOTICIAS SUPLEMENTOS SERVICIOS CONTACTO QUIENES SOMOS
Portada  »  Opiniones  »  Los lectores también escriben­­
25 de Junio de 2015
Cartas - Opiniones - Debates
Los lectores también escriben­­
Compartir Compartir Imprimir
Para reflexionar
Una vez más debo remitirme a este prestigioso medio local para hacer pública la falta de respuesta del municipio a mis reiterados reclamos (desde febrero de 2014) por una fábrica de muebles contigua a mi propiedad, sin la habilitación correspondiente, la que altera mi normal desenvolvimiento familiar.
Reclamé mediante notas, llamados telefónicos y personalmente, pero nunca tuve una respuesta satisfactoria. Ya es insoportable vivir con los constantes ruidos, vibraciones, olores a químicos y, lo peor, la quema de residuos.
¿Qué tengo que hacer? ¿Vender todo e irme? ¡Nunca! Cuando construí mi hogar en este lugar no había talleres, fábricas ni nada, así que ¡que se vayan ellos!
Haciendo averiguaciones descubrí que el fibrofácil (material con el que se hacen los muebles) está formado por fibras de madera compactadas, unidas por una resina sintética llamada urea-formaldehído.  El formaldehído (más conocido como formol) ha sido incluido por expertos de la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer en el grupo de los “Carcinógenos confirmados para humanos” (cáncer nasofaríngeo).
El formol es un conservante que tiene múltiples usos (ropa, cosméticos, madera, conservación de cadáveres, etcétera). En el caso de la quema de residuos, tal como lo hacen estos señores, los vapores de la resina urea-formaldehído se dispersan en el ambiente formando un hollín que entra en nuestros hogares y respiramos, provocándonos irritación en la piel, ojos, nariz y garganta. 
Desde Seguridad Ciudadana me responde que no es mucho lo que pueden hacer y que, solo si detectaran humo, podrían labrar un acta de infracción. Comentario: si se las hacen, al igual que el historial de deuda que tienen con los impuestos, nunca las van a pagar. Entre tantos reclamos envié un pronto despacho, que no sé si estaba bien confeccionado, al señor intendente. Como era de esperar, hasta el día de hoy no hubo respuesta.
Ahora me pregunto: ¿el señor intendente aspira a ser gobernador y los funcionarios de su gestión no pueden solucionar el problema a un vecino que cumple con las obligaciones tributarias y protegen al que no lo hace? ¿Esta es la famosa política de “inclusión”? ¿Con esta misma postura se va a administrar y atender los problemas o reclamos de 3.500.000 cordobeses? ¿Los funcionarios que designe van a ser tan incompetentes como los que tiene actualmente? ¿Promete industrializar Córdoba para que cualquiera se instale sin ningún control ni habilitación y envenene a la población al más puro estilo Monsanto? 
Sólo hay que aplicar las ordenanzas que el mismísimo Concejo Deliberante aprobó, las leyes de protección del medio ambiente, los Derechos Humanos y erradicar esta fábrica a la zona industrial. Que complicado ¿no?
Un detalle que me llama la atención es que cuando he llamado a Seguridad Ciudadana advirtiendo la quema de residuos a los 10 minutos, que casualidad, el fuego se apaga, no aparece ningún móvil y, si lo hace, rara vez se detiene. ¿Alguien les avisa? ¿Podría ser que un muy amigo, de muy cerca, en complicidad con otro funcionario municipal apliquen esta artimaña para contener mis reclamos?
Yo feliz porque me atendieron “de diez”, pero mientras tanto la contaminación, el envenenamiento y la “tomada de pelo” siguen.
Un abogado me sugirió contratar a un escribano para que labre actas de constatación, tanto al momento de la quema como cuando se realizan los llamados a Seguridad Ciudadana, con grabaciones, filmaciones y horarios incluidos (los testigos ya están), para que no quede la posibilidad de que en una demanda por daños, perjuicio y daño moral alguien pueda decir “no tenemos constancia de que se haya detectado humo y no tenemos registrada ninguna llamada por reclamos”.
A manera de reflexión: abrir los ojos antes de depositar el voto porque después no hay marcha atrás, solo eternos paseos por los Tribunales buscando justicia.
Eduardo Montenegro
DNI: 12.672.755
 
Señor director:
Me dirijo a usted con la intención de hacer conocer mi caso en un medio de comunicación de gran alcance como lo es EL DIARIO.
Me Llamo Lorena, tengo 41 años y no estoy pidiendo un subsidio familiar ni una jubilación de privilegio. Sólo quiero que SOS Salud, ubicada en Entre Ríos y Mariano Moreno (Villa María) y a la que estoy afiliada con mi núcleo familiar, cubra el tratamiento oncológico de mi marido Germán, de 47 años. El padece una enfermedad complicada de llevar adelante, desde hace varios años, pero con piedras o palos en las ruedas es más difícil aún.
Hace cuatro años que esta enfermedad se instaló en mi familia y convive con él. Germán fue operado en su momento en la ciudad de Córdoba y posteriormente, con tratamiento de rayos y quimios, su vida siguió con  normalidad.
A fines de 2013 se produjo una recidiva (vuelta de la enfermedad). En esa oportunidad fue tratado en el Instituto Fleming (Buenos Aires) y lamentablemente los resultados no fueron los esperados. Fue por eso y por lo costoso del tratamiento que regresamos a Villa María para que sea atendido por su oncólogo. Allí comenzó nuevamente con  sesiones de quimios, hasta que en  diciembre de 2014 se cortó el tratamiento por orden del mismo médico. Nosotros, sus familiares, desconociendo e ignorando términos médicos,  pensábamos que estaba todo bien.
En febrero de este año mi marido se realizó controles de rutina, todo seguía normal y hasta ese momento la mutual cumplía con su rol. Pero el 1 de abril, tras algunos síntomas hasta el momento no conocidos, Germán fue internado en una clínica de Villa María por el lapso de 24 horas y al hablar con su médico nos dio a entender que de su parte estaba todo hecho. No conformes con ese diagnóstico, sus hermanas recurrieron a un conocido nosocomio de la ciudad de Córdoba, donde nos propusieron un nuevo tratamiento a realizar. Ya pasaron dos meses y hoy el paciente se desenvuelve con normalidad en su vida diaria, sin depender de sus hijos, amigos o familiares para movilizarse. Nuestra preocupación es que la mutual no quiere cubrir los anticuerpos que se le están inyectando, los cuales cuestan 100 mil pesos al mes.
Acudí a una abogada y presentamos un recurso de amparo en el cual el oncólogo explicó la necesidad de uso, aplicación y el efecto que la droga produjo en el paciente, pero SOS Salud, junto a su abogado y al juez que interviene en la causa, no lo aceptan. No consideran suficiente que el paciente no pierda la movilidad en sus piernas, la ausencia de dolores de cabeza ni la pérdida del equilibrio.
Estos señores deberían preguntarles a  mis hijos Alejandro y Miranda, de 19 y 13 años respectivamente, si la droga vale la pena o no, ya que ellos padecieron el sufrimiento y los malos momentos que atravesó su padre. Hoy pueden ver el cambio y disfrutar de él.
Mi intención, más allá de lograr que la mutual cumpla con lo que le corresponde, es comunicar a cada uno de sus afiliados que SOS Salud no es tan efectiva como nos hacen creer. Es muy fácil y accesible cubrir una extracción de muela, una radiografía o una internación, pero es en estos casos donde se comprueba si ese respaldo por el cual acudimos alguna vez es bueno o no.
Me comprometo, a través de este medio, a comunicar y hacer público si logro que estos señores accedan a lo que simplemente nos corresponde: recibir una buena cobertura. De no ser así, la salud de mi esposo se verá nuevamente afectada ya que el tratamiento en algún momento será interrumpido por la falta de medios económicos para seguir solventándolo.
Si el miedo de estos profesionales es ser partícipes de mala praxis, ¿no es aún peor ser culpable de abandono de persona? Sin otro motivo, me despido de ustedes cordialmente.
Lorena Dellacasa
DNI: 24.067.851

Otras notas de la seccion Opiniones
  • Escriben los lectores
  • Escriben los lectores
  • Una historia, entre tantas
  • Los lectores también escriben
  • Lamentable


  • Humor
    Noticias » Locales » Regionales » Policiales y Judiciales » Deportes » Culturales » Especiales » Opiniones
    Suplementos » Tiempo de Salud » Arquitectura » Horas Libres » Rural » Cultura » Viajes »
    Archivo formato anterior » 2001 » 2002 » 2003 » 2004 » 2005 » 2006 » 2007 » 2008
    Servicios » Fúnebres » Clima »
    REPORTÁ UNA NOTICIA

    Si tenés una noticia comunicate
    E-mail: lector.escribe@eldiariocba.com.ar
    Teléfono: 0353-4523976 (Redacción)
    PUBLICIDAD

    E-mail: publicidad@eldiariocba.com.ar
    Teléfono: 0353-4523976 (Publicidad)
    Celular: 0353-154199702
    NUESTROS DATOS

    El Diario del Centro del País es editado por la Cooperativa Comunicar en Periodistas Argentinos 466/474, ciudad de Villa María, República Argentina
    Teléfonos: 0353-4523976 y 0353-4613126
    E-mail: eldiario@eldiariocba.com.ar

    Copyright 2008-2022 Cooperativa Comunicar.   WfxGroup - Administracion de publicidad para sitios de alto trafico - Villa Maria - Cordoba WfxGroup - Diseño y programacion Web - Villa Maria - Cordoba